La UE aprueba la ley para luchar contra el cambio climático hasta 2050

Meses de diálogo interinstitucional y un último tirón de varias horas de negociación que culminó la pasada madrugada con un acuerdo provisional, justo antes de la cumbre medioambiental que este jueves comienza en Estados Unidos. La UE se compromete por ley a alcanzar la neutralidad climática en 2050 -es decir, eliminar la misma cantidad de CO2 que genera- y a cumplir con el objetivo intermedio de reducir las emisiones contaminantes en un 55% para 2030, tomando como referencia los índices que existían en 1990.

«Esta ley climática es la ley de las leyes» que establece el marco para las políticas de la UE relacionadas con el clima. En otras palabras, blinda los objetivos comunitarios en la lucha contra el calentamiento global y marca los pasos a seguir en este terreno. «Hoy podemos estar orgullosos de haber grabado en piedra un ambicioso objetivo climático que puede obtener el apoyo de todos», se felicitaba João Pedro Matos Fernandes, ministro de Medio Ambiente de Portugal, el país que ostenta la presidencia rotatoria de la Unión. «Enviamos una señal contundente al mundo», añadió.
Reino Unido, sin embargo, aprovechó este miércoles para lanzar también sus previsiones y aseguró que dentro de nueve años habrán rebajado un 78% las emisiones, 23 puntos más que la UE. El proceso para llegar a este punto ha sido largo y complicado. Ha necesitado más de un año de gestiones y la puesta sobre la mesa de una concesión para que todos los países comunitarios acepten la transición: la reducción del 55% saldrá del sumatorio de toda la UE en su conjunto, no de cada Estado miembro en particular.

El acuerdo eleva el recorte neto de las emisiones contaminantes al 55% (postura defendida por la Comisión y el Consejo Europeo) frente al 60% que defendían los negociadores del Parlamento Europeo, más alineados con los colectivos ecologistas. Supone, en cualquier caso, elevar el rango actual del 40% y «priorizar» las actividades encaminadas a bajar el volumen de gases expelidos a la atmósfera más que a la capacidad técnica de absorción. La reducción no significa taxativamente que cada país disminuya sus emisiones, sino que éstas sean compensadas gracias a captadores y absorbedores, como pueden ser los bosques, extractores o la tecnología del reciclaje.

Orgullo europeo
Un panel consultivo independiente será el encargado de proporcionar asesoramiento científico y verificar que se cumplen todos los pasos previstos en la Ley Europea de Clima, así como los compromisos internacionales de la UE adquiridos en el Acuerdo de París. El equipo estará constituido por 15 expertos y personal científico de diferentes nacionalidades, con un máximo de dos miembros por Estado y durante un período de cuatro años. La Comisión propondrá, si fuera necesario, un objetivo climático intermedio para 2040 y publicará un presupuesto indicativo sobre gases de efecto invernadero para el período 2030-2050.

Desde la Comisión Europea, su presidenta, Ursula von der Leyen, no ha dudado en declarar que se siente «encantada» por el hecho de que el «compromiso de convertirnos en el primer continente climáticamente neutro para 2050 es ahora también un compromiso legal». El presidente del legislativo comunitario, David Sassoli, se manifestó en los mismos términos. La ley del clima «muestra una ambición nunca antes vista, un primer paso para que la UE se vuelva neutral en 2050 y una fuerte señal antes del Día de la Tierra. Espero con interés ambiciosas propuestas energéticas y climáticas en junio», mes en el que la Comisión elevará nuevas acciones legislativas.

Sin embargo, el optimismo y realce que los líderes de la Unión quisieron dar ayer a esta normativa fue contrarrestado posteriormente por los grupos ecologistas, que criticaron la fragilidad y escasa ambición del acuerdo. Varios eurodiputados lamentaron que limite la reducción de emisiones al 55% dentro de nueve años en vez del 65%, con lo cual «la UE no hará lo suficiente para cumplir los objetivos del Acuerdo de París».

A juicio de Greenpeace y otras formaciones verdes, los jefes del Ejecutivo comunitario pretenden llegar hoy a la cumbre de la tierra organizada por Joe Biden en Estados Unidos con «algo de lo que presumir».

CON INFORMACION DE HOY