Morelia.- Dicen las malas lenguas que a más de uno sorprendió la noticia del destape de Antonio García Conejo, hermano del actual Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo.

El hermano menor de Silvano es en la actualidad senador y en un evento realizado el pasado jueves anunció que buscará la candidatura del PRD y así extender el gobierno de la familia Conejo en la entidad.
Lo curioso del tema, es que Toño y los que le están calentando el oído, es que la gente del país está harta del nepotismo en la clase política mexicana. Ya nadie acepta que los puestos de elección popular tengan el mismo apellido en cada elección.
La familia García Conejo y Aureoles Conejo, llevan al menos 30 años ocupando cargos de diputado local, presidente municipal, diputado federal y senador de la república, y bajo las siglas del PRD nomás no la han soltado. Es decir, llevan tres décadas viviendo del erario público, o lo que es lo mismo, del pueblo.
Este destape del pariente del gober le ha generado cientos de comentarios negativos, no solo de los pocos perredistas que quedan en Michoacán quienes le piden congruencia y que entienda que lo único que va a ganar es un regreso al senado de la república, ya que en todas las encuestas no se apuesta por cuantos espacios ganará el PRD; la apuesta es por saber si en esta elección perderá su registro como partido político en el país.
Toño García está calculando mal las cosas y debe de pensar bien en su futuro, ya que Michoacán no es una monarquía y a pesar de que el senador sueña con poderse llamar Silvano segundo, lejos está de poder cumplir su sueño de sentarse en la silla que dejará su hermano.

Ni modo ya lo mordió la viborita feliz.

Comments are closed.