Redacción

México es uno de los países de todo el mundo con un mayor problema de impunidad ante los asesinatos de periodistas, según un índice publicado este martes por el Comité para la Protección de los Periodistas.

Según la organización con sede en Nueva York, México tiene 30 muertes de periodistas pendientes de resolver, un número que únicamente supera Filipinas, con 41 casos.

Tras ellos, con 25 asesinatos sin esclarecer, figura Somalia, que encabeza el ranking de impunidad que elabora cada año el Comité para la Protección de los Periodistas, un indicador que calcula el número de casos por resolver como un porcentaje de la población de cada país.

Así, con sus más de 126 millones de habitantes, esos 30 casos sitúan a México en el séptimo puesto de esa clasificación.

Por delante, además de Somalia, únicamente aparecen Siria, Irak, Sudán del Sur, Filipinas y Afganistán, todos países con conflictos armados en curso.

Tras México, la lista de los 13 peores Estados en términos de impunidad ante los asesinatos de periodistas la completan Pakistán, Brasil, Bangladesh, Rusia, Nigeria y la India.

En su recuento, el Comité para la Protección de los Periodistas examina asesinatos de periodistas ocurridos entre septiembre de 2009 y agosto de 2019.

En los últimos diez años, 318 periodistas han sido asesinados en el mundo por su trabajo y en un 86 por ciento de los casos los responsables no han sido perseguidos con éxito, según el Comité.

De ellas, 31 de las muertes tuvieron lugar en México, donde únicamente hubo una condena judicial por todos esos casos, denunció la entidad.

El indicador de impunidad mexicano no ha dejado de empeorar año tras año, en medio de una guerra de los carteles del narcotráfico contra la prensa, subrayó la organización.

En lo que va de este año, México ha sido el país con más periodistas asesinados en el mundo, con 11 profesionales muertos y 5 casos en los que está confirmado que el motivo del ataque fue el trabajo que desarrollaban, según los datos de esta organización.

Comments are closed.